PONIÉNDOLE A LA BOLA

BÉISBOL PEQUEÑO

Por Arturo De la Mora Y.

Grip13 de Febrero de 2017- El bateador tras tomar su turno y ser dominado llega al dugout y comparte con sus compañeros: “Aprovechen, no trae nada en la bola”. Esta pintoresca expresión del béisbol (“traer en la bola”) hace referencia generalmente al lanzador y lo complicado que será batearle mientras le dure esa fuerza pues muestra buena velocidad, está “escondiendo” la bola y no es fácil descifrar sus lanzamientos además de que la está poniendo donde quiere.

Compartiré dos expresiones típicas y el sentido en que son utilizadas con mayor frecuencia. Me refiero a “traer en la bola” y “ponerle a la bola”. “Traer”, como ya lo mencioné, es dar muestra de dominio y fuerza en cada lanzamiento, haciendo difícil el desempeño al bateador. Es guardar ese potencial para cuando sea requerido.

“Ponerle” es inyectar ese esfuerzo extra para contrarrestar las fortalezas de los bateadores o corredores cuando realmente se requiere. Es hacer alarde de fuerza, incluso para intimidar al bateador contrario. Los jugadores de cuadro también gustan por ponerle a la bola (tirar fuerte) cuando se trata de poner out a un corredor en jugada apretada, sobre todo, en primera base.

“Pasar la bola” es lo contrario a “ponerle”. Es estar jugando en automático, sin el mínimo esfuerzo. Para ponerle a la bola hay que prepararse. Quien le pone a la bola es porque confía en su preparación. Ponerle y no prepararse es propicio para lesiones. El pitcher que no entrena debidamente y gusta por ponerle a la bola, es fácil que pierda el gas y le den batazos por doquier.

Una de las quejas más comunes de los bateadores hacia los pitchers es que sólo con algunos le “ponen”, no con todos. Sí, aunque a simple vista pocos lo noten, los lanzadores buscan administrarse y no vaciar su reserva de energía con cualquier bateador. Ellos saben perfectamente con quienes deben ponerle y con quienes no. Pitchear difícil no requiere ponerle a la bola, solo basta con disfrazar la base intencional sin necesidad de lanzar demasiada velocidad.

Cuando los prospectos están siendo observados por un buscador de talento saben que deben ponerle a la bola y con ello llamar su atención. Es común que los pitchers cuando son probados en la loma, el mismo scout les indique “ahora sí ponle” buscando con ello que dejen ver su mejor velocidad.

En nuestra vida se presentan situaciones donde se requiere ponerle a la bola pues de lo contrario no trascenderemos. Al adoptar nuevos retos es necesario dar muestra de que se trae “algo” en la bola y demostrar mayor capacidad o fortaleza.

Ponerle estilo sobrado a ciertas jugadas o momentos también aplica la expresión de que “le puso a la bola”, es decir, hizo algo de más. Como ejemplo es el clásico clavado de un jardinero al lanzarse por la pelota cuando no era necesario. Excederse, como en este caso, resulta peligroso pues serás juzgado por lo que no era necesario y generalmente se cometen errores.

En conclusión, si analiza estas expresiones tienen diferentes aplicaciones. Puedes traer en la bola pero para lucir debes ponerle. No puedes ponerle si no traes. Traer representa el potencial pero ponerle es mostrarlo realmente. No hay que conformarse con pasar la bola simplemente, hay que ponerle en los momentos importantes, tal como los buenos pitchers y con ello “seguir en la pelea”, como se dice en el béisbol.

Y usted, ¿qué trae en la bola?