josecarlosEL RINCON BEISBOLERO / Por Jose Carlos Campos
Beisbol bajo analisis, Sin Censura. Lo veraz no quita lo decente. Respeto de ida y vuelta. Twitter @elrinconbeisbol

EL REGRESO DE BENJAMÍN GIL A TOMATEROS

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

 

 

 

 

BGil24 de Abril de 2017– El “sector duro” de aficionados y seguidores de los Tomateros de Culiacán, equipo participante de la Liga Mexicana del Pacífico, ha sido muy claro en cuanto a su alegría por tener nuevamente de manager a Benjamín Gil, uno de los personajes que como peloteros activos, mayor trascendencia ha tenido en la franquicia.

 

De entrada, su llega se debe catalogar como un primer punto para Mario Valdez, hoy gerente deportivo del equipo. Su plan de trabajo parece camina en paralelo a un esquema anterior ya probado, ortodoxo o no, y Benjamín es pieza clave: recuperar identidad.

En su reciente columna, nuestro amigo y colega Héctor Meza sacó cábalas y expuso que la decisión de remover a Gil en los primero meses de 2016 fue de don Juan Manuel Ley López y no, conclusión equivocada. Los tiempos no dan y se desconoce la historia: el presidente del club murió en Enero de ese año conservando su convicción de no despedir a quien fue uno de sus peloteros favoritos. Tal vez Ray Padilla se acuerde el tema.

La reincorporación de Benjamín se puede entender en el plan de trabajo de su excompañero Mario, en su esquema de ver a un club que tanto como el hoy nuevo manager conocen mejor que muchos. Las decisiones deportivas ahí quedan ancladas, el equipo es “de ellos”.

Suponer “aprecios y afectos” quedan fuera de contexto. Aquí la cosa corre por otros rieles y para nosotros, la cosa es que Mario ganó el round. Regresa Benjamín Gil y la ortodoxia de la veneración que se rechazó en 2016. Así de sencillo.

¿FOBIAS?- También el supuesto y la rumorología, ya insertas en la opinión pública, la situación que guardaría la relación entre Gil y algunos peloteros, poniendo como referente el caso de Jorge “Chato” Vázquez. En el lugar común, la sentencia: “el Chato no jugará estando Gil al mando”. ¿Caso juzgado?

Tal vez se deje de lado el término “profesionalismo”, término que se aplica en el beisbol para poner en contexto varias cosas y explicar muchas más. Un ejemplo lo es el pelotazo del día anterior que muchos quieren ver como revancha al día siguiente. Ser profesional exige el “eso ya fue ayer” que hoy demandan los aficionados y si el “Chato” no quiere jugar con Tomateros a causa del manager será su boleto, no el de Benjamín.

Caso contrario, si el manager no contempla a Vázquez en su esquema entonces que Valdez se ponga a buscar un cambio. De seguro, en eso están.

Aquí la pregunta es si en lo que se comenta, era Gil alguien más el que no supuestamente “no quería” al Chato a Andrés Meza o similares.

PERIPLO- Nos tocó estar la semana pasada por los rumbos del centro Norte de México, en particular en tierras de San Luis Potosí, tierras en donde alguna vez el béisbol fue el Rey.

El estadio de la ciudad capital en el abandono, olvidado, lugar que sirve para añoranzas del “aquí jugó Espino”, o el “Nick Castañeda y sus batazos”. Fuera de eso, la nada del presente.

En las conversaciones, las referencias a cuando ciudades como Ébano o Ciudad Valles fueron plazas de ligas como la Central de los 60 y 70´s o de cómo hoy queda la liga Minera en donde de alguna manera, se conserve la tradición de pelota hoy aplastada por el arraigo a otros deportes y el torpe manejo de plazas que se dio en LMB.

Porque hablar de cuando el hijo de un gobernador tuvo al equipo, siendo parte de la multipropiedad de Sultanes, es hablar de la nada. Ni quien se quiera acordar.

“El ayer fue mejor”, dirán algunos.