josecarlosEL RINCON BEISBOLERO / Por Jose Carlos Campos
Beisbol bajo analisis, Sin Censura. Lo veraz no quita lo decente. Respeto de ida y vuelta. Twitter @elrinconbeisbol

LAS MIL Y UN FORMAS DE ENGAÑAR

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

lmb lmp22 de Junio de 2017- Javier Salinas no se ha cansado de ponderar y cacarear que la Liga Mexicana de Beisbol está cumpliendo más de 90 años. “No cualquiera los cumple”, dice el nuevo presidente del viejo circuito. La cuestión está en las condiciones en que se llega a esa edad y en ese caso, sí, la LMB se nota que es nonagenaria. Todos los achaques se le advierten.

 

Así recibe el trono de parte de Plinio Escalante, el descalabrado presidente saliente quien quiso y no pudo, es esforzó y no lo dejaron. Los del viejo cuño no quisieron soltar el régimen de privilegios que durante años han construido para sí y se negaron a dejar de vivir del cuento y del engaño para los fieles que aún siguen leales a la causa.

 

Bendita lealtad de esos aficionados que son capaces de creer lo que se les dice desde las altas esferas de un circuito que sigue sin poder ofrecer un producto para presumir.

 

“Son nuestros jugadores, otras ligas se aprovechan de ello”, dice la liga que no paga salarios anuales a sus jugadores, que en algunos casos observa de lejos como algunos clubes ni siquiera pagan la nómina.

 

“Aquí los cuidamos y protegemos”, dice la liga que en 1980 persiguió y combatió la ANABE porque el mecenas en turno así lo dispuso. La misma que no ha sido capaz de imponer la obligatoriedad del seguro de gastos médicos mayores a sus socios.

 

“Somos un circuito estable”, dice una LMB a la que ahora conducen a la obligatoria reducción de equipos porque ya se acabó la época de Duarte y Borge, la jauja creada con recursos públicos.

 

“Nuestro compromiso es con la seriedad”, dice la liga que prohija la multipropiedad, por la cual se hacen todo tipo de maromas y maniobras que van dirigidas a faltar el respeto a sus aficionados. Cosa de preguntar en Torreón.

 

“Nosotros invertimos mucho en el desarrollo”, lo dice la liga que ha “podado” a las ligas infantiles a las que ha descuidado y a quien observa como centro natural de aprovisionamiento para los esfuerzos de exportación sin gasto de por medio.

 

RETOS- A instancias de que haya quien sugiera el “cero críticas, mejor aportes”, no se puede dejar de decir que al menos para nosotros, la LMB adopta una estrategia en la cual para “rehacerse” es mejor depredar, empezando con ella misma.

 

Los dos torneos al año son un primer paso para borrar franquicias que hoy ya no aportan (gigantismo propio del nonagenario). Mínimo se observa que al menos, seis son las plazas que deben desaparecer así que eso sirve para el pronóstico de que puede y pronto la liga tenga que ser de 10 equipos, solo “los ricos”.

 

La estrategia depredadora no suma, resta. Confrontar, aunque no lo digan, a la LMP se da por el prurito de no ver bien que al invierno le vaya bien,  que sea una liga autofinanciable, con plazas estables y en donde incluso, se piensa en la expansión, así no sea la mejor decisión.

 

Seguramente Salinas ya se enteró de que al menos tres de las plazas LMB buscaron recientemente ser parte de la LMP, buscando la certeza que ofrece un producto más sólido, concreto y vendible.

 

Y de remate, consideración personal, la LMB viendo como Guadalajara llegó para enriquecer la oferta invernal, una plaza que pudo ser suya, abandonaron y ahora buscan engarzar a su collar de virtudes.

 

MITOS- En apego a la larga tradición de mitos (mentiras) forjadas en su historia, desde reductos de la LMB se hace creer que hay posibilidades de que surja una liga “nacional de verano” en la cual, créalo, entrarían plazas de invierno.

 

La idea semeja un caso de intoxicación colectiva o bien, una de versiones de “pago para que lo difundas”.

 

La primera compulsa que realizamos es que ni una sola plaza hoy de LMP tendría interés en dejar un negocio que sí lo es por algo que sueña a una quimera a la que ni Agustin Lara le cantaba versos.

 

En estas fechas, desde Mexicali hasta Culiacán con temperaturas de los 50 a los 40 grados de calor pero más de eso, mercados con sentida repulsa a pelota de verano. Las tradiciones no se canjean tan barato.

 

Quién sabe qué pasará en el futuro. Por lo pronto, a seguir viendo “El avance de Predator”, capaz y que nuevamente, el animal se come su propia cola.