josecarlosEL RINCON BEISBOLERO / Por Jose Carlos Campos
Beisbol bajo analisis, Sin Censura. Lo veraz no quita lo decente. Respeto de ida y vuelta. Twitter @elrinconbeisbol

LMB, TRANSICIÓN DE TERCIOPELO

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

JSalinas22 de Mayo de 2017– Que si en los meses recientes pocos motivos ha tenido la Liga Mexicana para festejar algo, al menos surgió algo que se le debe reconocer y casi aplaudir: lograron culminar su proceso de cambio de dirigencia sin golpes ni sombrerazos. Javier Salinas llegará en lugar de Plinio Escalante al finalizar la temporada 2017.

 

La llegada de Salinas se dará luego de un proceso de bajo perfil y que se puede definir como decisión “de consenso”. La decisión no dividió a los reconocidos grupos en contra, no surgió encono alguno y así, dio cauce para que la propuesta de Escalante fuera elegida sin problema alguno. El saliente influyó para votar al entrante.

 

En lo interno, nadie puede llamarse “ganador”, que a Salinas lo pusieron “todos”. Plinio hubiera esperado que le rogaran poco más pero el “mini-cisma” lo dejó muy desgastado, fue un período en el que se vaciaron muchas intenciones, casi tantas como intereses hubo en juego. Su permanencia no quedó supeditada a su decisión sino a la de los grupos que se enfrentaron.

 

Saldrá pues el muy beisbolista Plinio Escalante y lo reemplazará el muy futbolista Javier Salinas.

 

ATRIBUTOS- A los jerarcas veraniegos les llenó el ojo de que el próximo titular del circuito es en el papel, hombre que ve al deporte como negocio y que su “background” atienda dicho perfil. Una especie de Alejandro Hutt “reloaded” y al que en la víspera le adjudican virtudes ante las cuales, obligada, una actitud de reserva.

 

En el pasado, Salinas fungió como Director de Mercadotecnia y Patrocinios del Club Monarcas Morelia, estuvo a cargo de la dirección de deportes de “mediotiempo.com” y ha sido orador y conferencista en convenciones y seminarios como mercadotecnia deportiva. Llega así como una especie de “chucha cuerera” en temas que mucho tienen que ver con la “pata de palo” de la LMB, es decir, experto en temas en los cuales por ahora la liga anda en pañales.

 

¿Será eso suficiente? Porque años atrás, con ese traje de charro trajeron a Hutt y la realidad lo terminó golpeando, si bien fueron años en que a la corriente al mando poco le importaba esa parte del negocio, esa misma corriente que en el mini-cisma fuera abatida por quienes enarbolaron otra visión de negocios: menos tranza, más logro.

 

RETOS- Nada pero nada fácil se presenta el panorama para el nuevo presidente de las LMB, empezando por el enorme reto de recuperar para la liga la competitividad que “per se”, se traduzca en “atractividad”. La diferencia entre las zonas norte y sur es la misma entre diversión y tedio.

 

Así, enlistemos desafíos a la vista:

 

  1. Definición de si permanecerá en 2018 la medida de libre contratación de peloteros de doble nacionalidad;
  2. Reducción de equipos, sea gradual o inmediata. Repaso puntual a plazas que poco aportan (701 aficionados en Villahermosa el domingo pasado);
  3. Abatimiento de dinero público en clubes. Eliminar equipos cuyos dueños son los gobiernos locales;
  4. Equipos en multipropiedad, así sea que Salinas viene de un club futbolero que era parte del “combo” en manos de Salinas Pliego;
  5. Modernización de la estructura de LMB, “golpe de timón” para hacer cambios que agilicen la operatividad de la liga; y
  6. Revisión urgente de las políticas en materia de comunicación y difusión de la LMB, incluyendo de manera esencial la cobertura en TV. Esto pasaría, por supuesto, por la revisión a “convenios” institucionales que muy poco, o nada, le aportan.

 

Usted le puede agregar temas, incluyendo si gusta, el reto esencial de recuperar lo que antes se llamaba “unidad interna”.

 

FUTBOLERÍAS- Lo que causará polémica es que bajo el supuesto objetivo de “calar” a las plazas, Salinas propondría a los directivos que la LMB acuda al futbolero esquema de realizar dos torneos al año, eso, dicen lo que conocen los “briefs” del proyecto, decantaría la papeleta de protagonistas.

 

La propuesta de los dos torneos agrada a algunos directivos ya que incluiría que se alargaran los tiempos y así le darían un “llegue” a la LMP, lo cual no les molestaría para nada. Pero entonces tendrían que pensar en algunos detalles que saltan enseguida como serían: a) derivaciones laborales (pagar más tiempo a sus peloteros, elaborar o dos contratos o todo el año); b) la mayoría de extranjeros latinos tienen contratos en sus ligas de origen (Dominicana, Venezuela) así que se podría complicar su estancia en México y, c) Más complicado sería tener a jugadores que actúan en las Ligas Menores si la LMB no se acoge a un símil del Winter League Agreement que opera para el invierno.

 

Ante este escenario, algunos preguntan ¿no sería mejor quitar a toda la zona Sur, mover a los Leones de Yucatán a otra plaza terminar con la agonía de las asistencias en las plazas sureñas?

 

Porque en esta temporada 2017, reiteremos, parece que se juagan dos ligas de diferente calibre. Cuestión de ver standings.