CASO PAQUÍN, PARA LA REFLEXION

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

Paco23 de Marzo de 2017– No se dice nada nuevo si se menciona que el gran flagelo en México lo es hoy la violencia, la inseguridad que priva y que hace que el ciudadano viva con temor como recurso diario. No lo hace más grave pero sí lo acentúan casos como el que padeció Francisco “Paquín” Estrada, el probablemente mejor manager que ha tenido el beisbol mexicano.

 

Los detalles del incidente pasan a ser de la página roja, aquí vamos al fondo del tema.

 

No es la primera vez que ocurre, han sido varios los casos ya los sucedidos en el deporte profesional en México y en el caso particular del beisbol, casos como los de Narciso Elvira, Juan Carlos Gamboa, Benjamín Gil y los sucedidos a uno que otro equipo que iba de visita a Reynosa.

 

Ahora, vimos y atestiguamos cuando más, buenos deseos, aisladas muestras de solidaridad pero hasta ahí. El beisbol se quedó corto, “chato”, ausente de brincar ese muro de opacidad en que se encierra y no hubo, desde ningún lado, ese reclamo a la autoridad que se hacía más que necesario.

 

Haya sido el delito que haya sido, así sea que el origen haya sido desde una prisión de Tamaulipas, no deja de ser un evento que mueve a la reflexión y que urge a que clubes y ligas adopten posiciones firmes y claras. Tal pareciera que la preocupación fuera solo para el día de hoy, mañana será otra cosa.

 

No se puede ser tan mezquino y tan corto de visión.

 

HECHOS- Ante el duro entorno, creemos que clubes y ligas debieran preparar a jugadores, managers, coaches y umpires sobre este tipo de situaciones, sean jugadores mexicanos o extranjeros.

 

Cursos y pláticas en las que se expongan medidas cautelares y de acción inmediata, números de emergencia y recursos a la mano para sea evitar o actuar ante este tipo de casos.

 

Nos tocó escuchar a alguien que dijo que le parecía “inconcebible” cómo es que Paquín hubiera “caído” en la trampa. Más simple y estúpido no se puede ser.

 

Recordemos los efectos de la violencia en Venezuela, en donde los jugadores nativos prefirieron ausentarse antes de tener que enfrentarse a situaciones de riesgo. Las Grandes Ligas “pararon oreja” y no han dejado de sugerir precauciones. Lo de Estrada hizo ruido, es personaje grande así que más vale actuar desde “ya”.

 

Sí, el manager de los Bravos de León está sano y salvo, todo quedó en el susto pero ese no es el tema. Lo que importa es lo que le pasó y eso, bien a bien, a cualquiera le puede pasar en esta México nuestro.

 

Penoso.

 

DESERCIONES- No deja de ser un buen equipo el que presentará México en el Clásico Mundial pero lejos de lo que podría ser. Se bajan del barco algunos por razones muy entendibles y se suben a quienes se cree pueden ser dignos suplentes, Desafortunadamente la percepción no cambia: el equipo mexicano llegará a la primera fase en calidad de presunta víctima.

 

Aquí dos son las aristas.

 

Primero, así hubiera sido la FEMEBE, la LMB, la LMP, Buda, Mahoma o las divinidades griegas quienes armaron el equipo, los resultados serían mismos. No hay material en cantidad para equipararse con rivales como Venezuela o Puerto Rico. Que se diga que “los González van con sus amigos” es signo de fobias, no de objetividad.

 

Lamentable el atraso que se denota en el beisbol mexicano, con grandilocuencias al estilo de “se han vendido decenas de peloteros a Estados Unidos” pero hasta ahí llegan. El fracaso del inexistente “desarrollo” queda a la vista. Clubes y directivos como meros agricultores: exportando tomates, no les interesa vender cátsup.

 

México en el Clásico Mundial: a la guerra sin fusiles.

 

¿FINISH?- El otro punto a destacar es que conforme se van dando las “deserciones” de diferentes equipos, más de advierte en que éste podría ser la última edición del Clásico y puede que no tarde Rob Manfred en sacarse otro as de la manga.

 

El torneo se va perdiendo entre notas de que no estarán todos lo que se suponía y más que nada, salen porque hay otros intereses sobre el supuesto “orgullo” de jugar representando a un país.

 

Nada pierden las Mayores si reconocen que el cuete se les cebó. No hay problema, ya saldrá algo con el que puedan atraer a la clientela de todo el mundo.