SE CONGELÓ LA EMOCIÓN EN DURANGO

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

Dgo415 de Marzo de 2017– Cuando la noticia, semejó que se hubiera unidos tristeza con “júbilo”. Los Delfines que estaban en Ciudad del Carmen se mudaron a Durango, aparente sentimiento de duelo en Campeche y aparente “algarabía” en la tierra del alacrán. De ese recuerdo al presente, todo luce como una enorme cadena de mentiras.

 

Hace casi un año, empeños desaforados por negar que desaparecían los Delfines, boletines redactados en tonos sublimes para decir “nos quedaremos” para poco más tarde confirmar “nos vamos”. Pañuelos blancos y casi un mariachi para tocar “Las Golondrinas”.

 

“La economía de la zona no nos permitió seguir”, se dijo en ese momento, razón aparente para que la asamblea de la LMB aprobara que la franquicia se moviera a Durango  en donde su nuevo gobernador atajaba: “los recibiremos pero advertidos; no habrá subsidios, gobierno no pagará nóminas”. La liga a lo mejor no leyó el mensaje.

 

Entusiasmaron a la afición duranguense, le hicieron sentir que estaban “cerca” pero los indicios caminaron en sentido contrario, de nada valió que José Maiz dijera que les prestaban el estadio de Monterrey.

 

No habrá pelota LMB este año en Durango y que se diga la verdad: por ahora no hay los recursos para sostener el equipo.

 

SERIEDAD- La noticia cayó mal entre directivos de la propia liga, un suceso más de no buen semblante para el circuito que recién acaba de salir de una grave crisis. La temporada 2017 se jugará con 15 equipos, anomalía que no puede aceptarse de buen talante luego de que obliga a descansos no programados y menos deseados.

 

A menos de 15 días de empezar la campaña una mala noticia que pudo haberse anticipado, que parecía altamente detectable y que no sirve más que para hacer pensar en “poca seriedad”. ¿Qué culpa tienen los otros clubes?

 

A Durango se le sostuvo porque en su momento, era un voto útil para alguien en juntas y toma de decisiones. Pasó el momento, pasó lo utilitario. Ahora lo desechable.

 

Virgilio Ruiz queda en el “limbo” pero también, como emblema de ese ánimo empresarial que busca hacer beisbol a costa de erarios, de subsidios a fondo perdido.

 

Capaz y la pregunta ahora deba ser ¿quién es el siguiente?

 

¿DEFENSA?- En la mesa, los “macizos” del comité organizador, el manager de la selección, el capitán del equipo, un “vocero” que resultó ser el hasta entonces “jefe” de la delegación. Así llegó México a presentar la protesta ante MLB por el fiasco del pasado domingo en el Clásico Mundial.

 

¿Y los representantes de la que se conocía como “Comisión de Selecciones” que creó la LMB? ¿En dónde el presidente de la fantasmal Federación Mexicana de Beisbol, la cual se supone es la que ostenta la potestad de “organizar” la participación azteca?

 

Se obtuvo una “disculpa” que de algo servirá para los que pudieron el dinero para organizar el evento; algo con lo cual se podrán lavar la cara los que armaron el equipo pero al final, una disculpa que no podrá tapar las grandes y graves fallas del beisbol mexicano que entre omisiones y yerros parece que se consume.

 

Y las buenas nuevas en el horno.

 

¿DECLIVE?– La selección de Cuba quedó eliminado al perder 14 por 1 ante Países Bajos, resultado como para que los diarios de la isla llamen “papelón” al desempeño del equipo.

 

Hace 5 o 6 años atrás hubiera sido impensable dicho score. Hace 10 o 15 años más atrás, ni quien pudiera suponer que en Holanda se jugara beisbol y que pudiera competir al más alto nivel.

 

¿Ha crecido la liga holandesa, están produciendo más peloteros que la propia Cuba? ¿Se le acabó la magia al régimen de Fidel Castro para “hacer” peloteros, se les agotó la mina de donde extraían cientos de excelente peloteros?

 

Mientras se buscan las respuestas, leyendo la noticia de que en Miami,  el agente Bartolo Hernández y el preparador físico Julio Estrada fueron hallados culpables de “contrabando de peloteros cubanos”. Esto como para interpretar de “trata de personas” o imaginar “complots pejianos” o tal vez novelas de “en busca de la libertad”.

 

Parecen temas diferentes o distantes entre sí, no lo son.