RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

 

Mendoza11 de Diciembre de 2017- En breve y en corto, tendríamos que decir que ya cerca del final de la segunda vuelta, los equipos que vemos como los más serios contendientes al título son los Venados de Mazatlán, los Águilas de Mexicali, los Naranjeros de Hermosillo y los Mayos de Navojoa. Dos favoritos y dos “caballos negros”.

 

Las cuatro escuadras son las que vemos perfilándose luego de que por lo menos en cifras y actuaciones, advertimos más redondas.

 

De fondo, nos quedamos con Venados y Mayos, dos rosters “escondidos”, de bajo perfil, que han resultado muy eficaces a la hora de construir resultados. Dando por descontado que Cañeros y Yaquis se repongan y lleguen vivos a Enero, nos quedarían Charros y Tomateros por considerar pero en Guadalajara no se terminan de acomodar las cosas y en el caso guinda, su escaso potencial ofensivo decanta en mucho la visión.

 

Mayos y Venados empatados con el mejor record global, eso nos dice mucho. Más vale verlos en serio.

 

Pero más allá de todo, la clave para todos será ganar en gira en un año en que el mejor record como visitante lo tienen los Venados con 14-14. Nadie con númerois ganadores y eso a la hora de la postemporada será esencial.

 

Ya sabremos.

 

CAMBIO- Posiblemente, hace seis o siete años atrás el tema hubieras sido de escándalo, hoy se toma como algo “normal”. Los Yaquis cambian a Luis Alonso Mendoza a los Naranjeros de Hermosillo por material que en el pal, busca igualar la transacción.

 

Mendoza, pitcher de 34 años de edad, fue buscado por los Naranjeros viendo exclusivamente hacia los playoffs 2018 de la LMP. Un elemento que les ayude a reforzar una rotación que sin ser mala o deficiente, requiere de un brazo que al menos en el papel, se le vea como de respeto.

 

Los Yaquis viendo hacia los años por venir, armándose desde ahora para las temporadas que vienen porque esta del 2017 se les fue de las manos.

 

En la pelota de invierno las cosas son así. Falta salir ante el gran público y que la directiva de Cajeme lo explique.

 

MONSTRUOSO- La llegada de Shohei Ohtani a los Angelinos de California solo pudo ser opacada por algo “monstruoso” como lo es la firma de Giancarlo Stanton por los Yankees de Nueva York.

 

Lo de Otani tiene márgenes de duda razonables. “Puede” y ser el Babe Ruth japonés (pitchea y batea) pero deberá correr tiempo para saberlo y comprobarlo. Lo de Stanton es un hecho consumado, el tipo es un “fuera de liga” y llega a enriquecer a un lineup neoyorquino al que parece poca falta le hacía estando ahó Aaron Judge, Gary Sánchez y amigos que los acompañan.

 

Tal vez a los Yankees les hubiera caído mejor un lanzador clase superior, un número Uno con toda la barba.

 

Pero los Marlins hoy propiedad de Derek Jeter (y socios) armaron la jugada en aras de ahorrase muchos millones de dólares y empezar a armar “su” equipo. Veremos si la estrategia les funciona.

 

WINTER- Llegaron las “Winter Meetings” y la novedad, que se hace duda, de la participación de la Confederación del Caribe en las mismas. La fiesta se hace más grande porque, creemos, la idea de Rob Manfred es dar a conocer (enfatizar) que MLB es quien regular el negocio a nivel global. “One Baseball” es la con signa.

 

La asistencia de las ligas invernales manda el mensaje también, para que se entienda, que ese pollito también está bajo el ala de “mamá Gallina” y sobre eso, más vale entender decisiones que vendrán en muchos países, incluido México.

 

El mundo de las exportaciones puede y sufra modificaciones.

 

NIMIEDADES-Y aprovechando la estancia en Orlando, quisiéramos enterarnos de cómo le haría el presidente de la LMB para explicar a sus colegas de Ligas Menores, y de Grandes Ligas, que la final de su liga de fogueo, la Invernal Mexicana, se disputará entre dos equipos que son de un mismo dueño.

 

Quisiéramos ver la explicación de Javier Salinas del porqué Alfredo Harp puede colocarse las dos cachuchas (las de los 2 cuadro finalistas) sin rubor alguna y al final, dejarse puesta la del campeón.

 

Y es que justificar la multipropiedad (“el mal necesario”) es tarea tan improba como casi imposible. El encaje es bueno pero no  tan ancho. Lo que debería ser estatutaria y moralmente inaceptable es ya costumbrista, parte del escenario de todos los años.

 

Si en el discurso propagandístico “los cambios que se están realizando” es la frase que más se acomoda a lo que Salinas quiere hacer, eliminar la multipropiedad debería aparecer como prioridad, no como recurso para hacer caravana con sombrero ajeno.

 

Hay cosas de la “vieja LMB” que parece que nunca cambiarán.