RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

 

dod pad28 de Mayo de 2018- Cantaba Joan Manuel Serrat en “La Fiesta”, en las estrofas finales, “Vamos bajando la cuesta que arriba en mi calle se acabó la fiesta”. Viene bien al caso luego de que finalizó la serie Padres-Dodgers que se efectuó en Monterrey. Que si hubo o no éxito económico, eso apenas los empresarios que trajeron el evento luego de revisar los números.

 

El clima respetó al gran evento, no se cumplieron los pronósticos y la lluvia si bien se hizo presente el viernes no impidió el debido desarrollo de los juegos.

 

En lo deportivo, sobresaliente, el Sin Hit tejido por el pitcheo de los Dodgers, el primer “No No” combinado de la franquicia y primero que se ha lanzado fuera de Estados Unidos.

 

También, creemos que se cumplió aún y que ambos equipos no llegaron en su mejor momento. El gran atractivo para la audiencia mexicana fue la presencia de Christian Villanueva, el naciente pelotero nativo con tintes de “estelar” y que para gran sector de la fanaticada casera resulta poco conocido. No fue una buena serie para el tapatío, producto nato del béisbol de USA, “hecho”, desarrollado y forjado en el vecino país.

 

Que si dio o no dio entrevistas a quien se lo pidió es lo de menos. Al menos acudió a la cita y dio a la fanaticada expectativas de emoción, aunque algunos se conformaban con que le pusieran canciones de mariachi en cada turno al bat suyo.

 

HUMO- No desperdició la ocasión Rob Manfred, comisionado de las Grandes Ligas, para hacer por lo que le pagan: se dedicó a vender espejitos y cuentas de vidrio, reviviendo la broma de que México está en la lista de plazas candidatas a ser parte de una eventual expansión de las Mayores.

 

Claro, al aficionado mexicano le agrada el sueño guajiro pero el tema no es que haya quien replique lo dicho por Manfred sino que le den alas y factibilidad al eventual proyecto. Por ahora, y desde hace rato, está muy claro que si bien puede haber empresarios que puedan invertir, no hay mercado como para resistir una temporada completa. Que medios y periodistas le den juego a semejante ocurrencia es de risa.

 

Producto de una vez al año, como para hacer “cochinito” y darse el lujo.

 

Cabría que Carlos Bremer fuera como emprendedor a “Shark Tank México” para que viera como le batean lejos la idea.

 

DECAIMIENTO- Mientras, en la víspera, la Liga Mexicana de Beisbol viviendo una semana de pesares y arrastres de cobija. Las asistencias marcadamente a la baja justo en la recta al final del torneo de apertura, entradas realmente pobres cual si se quisiera dar a pensar que la gente estaba en espera de la llegada de los juegos de Grandes Ligas.

 

La cuestión es preguntarse si este escenario no es también víspera para el torneo de clausura, esencialmente en las ocho plazas que no tendrán liguilla. Ya decíamos que se alcanzan a ver los más firmes candidatos para quedar eliminados (a los cuales se acaban de agregar los Pericos de Puebla) y queda poco margen para que las cosas den un vuelco.

 

ADELANTADO- Lo que viene para la LMB no se aprecia muy diferente, a no ser que la liguilla del torneo de apertura resulte avasalladora a la hora de convocar gente a los estadios.

 

Por lo pronto, se salvan de ser atropellados por el futbol luego de que será el mundial de Rusia inicia el 14 de Junio y el primer partido de México será hasta el día 17.

 

Ya en Julio, las cosas se trompican ya con el torneo de clausura corriendo y atentos a ver la reacción de la fanaticada en las plazas cuyos equipos fueron eliminados en la primera temporada de este año.

 

Aquí estará, creemos, lo que definirá si el proyecto de dos temporadas al año se queda o continuará.

 

PENOSO- Roberto Osuna fue arrestado en Toronto por presuntamente un incidente tipo “violencia doméstica”, esto es, por presuntamente agredir a una mujer.

 

Mal detalle dl que solo se sabía que le costaría al mexicano una audiencia judicial el 18 de Junio y quién sabe si el asunto escale luego de la política que ha implantado MLB en contra de la violencia doméstica. Recuérdese el caso de José Reyes, por citar un ejemplo.

 

Que si llega la previsible sanción deportiva, no la legal, habrá para Osuna tiempo para el aprendizaje forzozo de que nl todo es subirse arriba del ladrillo y evitar el mareo y así también, para quienes desde sus posiciones de “observadores” (por no decir que groupies nivel “almost famous”) desde temprano salieron en la rápida defensa sin saber los porqués.

 

Nadie le está cayendo encima, los hechos hablan por sí solos