RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

 

STANDINGS LMB201828 de Mayo de 2018- Terminó el rol regular del torneo de apertura de la Liga Mexicana de Beisbol, la primera temporada en el año del béisbol de verano y la 94 en su historia. Tal y como se esperaba, nada nuevo bajo el sol, sin ribetes de sorpresa, sin matices diferentes: llegan a la liguilla los mismos, quedan fuera los mismo.

 

Se jugaba esta noche el juego de “repechaje” entre los Bravos de León y los Pericos de Puebla, estos últimos decididos a romper la maldición del despojo a que los condenó su hermano mayor, los Acereros de Monclova. Los Bravos, en el intento de ser lo “fresco” de una temporada que concluyó sin aumentar las notas.

 

Calificados Sultanes, Toros, Rieleros y Acereros en la Norte; Leones, Diablos, Tigres en la Sur, agregándose el que haya ganado anoche entre Bravos y Pericos el juego de “limbo eliminatorio”.

 

Harto predecible lo sucedido, campaña que además no sienta precedente y que deja las cosas para que ya en el torneo de clausura, nada cambie. La liguilla en Septiembre tendrá a los mismos protagonistas de la actual.

 

Entre tanto, pregúntese a los aficionados si realmente les ha gustado este formato en que al parecer, el gusto se ha vuelto lo contrario.

 

VATICINIOS- Adelantando vísperas y sin ver lo que sucedió durante el rol regular, vemos a los Sultanes haciendo buena su condición de líderes de la norte para eliminar a los Acereros, por quienes Josh Lowey ni modo que les lance todos los juegos.

 

En el otro cachete, creemos que los Rieleros de Aguascalientes tendrán en Roy Merrit a su héroe inesperado y que sabrán aprovechar lo incierto de los Toros a la hora de jugar como visitantes para que así el cuadro hidrocálido llegue a la final de zona.

 

En cuanto a la liguilla de la zona Sur, mucha agua para el arroz los Leones de Yucatán, sea el rival que les toque mientras que en el otro frente creemos que los Tigres romperán corazones eliminando a los Diablos en serie que ha servido para reanimar el aburrido debate sobre una “guerra civil” que se quiere rescatar de los libros de historia.

 

Esperemos que la hoy liguilla beisbolera aporte más al producto que una temporada que se fue más entre los azules que por las buenas noches.

 

VERDAD- Mucha razón en un tuit que leíamos ayer de la cadena RASA: todos los numeritos tanto individuales como colectivos alcanzados en la torneo de apertura deben ser vistos como records, así sean temporales.

 

Empezando desde “el porcentaje de bato más alto logrado en un torneo corto” todo lo demás deriva en lo mismo. Tal vez lo único “histórico” sea el 6.87 de promedio de carreras limpias que muestran los Generales de Durango, digno de competir en los peores PCL colectivos en la historia.

 

Obvio que dentro de pocos meses esto puede superarse, terminando la segunda temporada del año que esperemos mejores sea más propicia para el pitcheo ya que en el apertura el bateo dominó ampliamente: .294 colectivo contra un PCL de 5.06, dato este último que no es ninguna sorpresa.

 

ESPERADO- El domingo nos compartía Marco Carrillo, pitcher de los Piratas de Campeche, que él en lo personal se había arreglado con el club por dos temporadas. Que se tomarías unas semanas de descanso y que luego tendrían tres semanas de otro “spring training”.

 

Hoy mismo se daba a conocer que los Tecolotes de los Dos Laredos habían enviado a sus casas a todos sus peloteros, sin goce de sueldo, para traerlo de regreso el 12 de Junio para entonces iniciar su preparación para el torneo de clausura.

 

Así se irá desgranando la mazorca y se irá sabiendo que harán los equipos eliminados durante la pausa de cerca de mes y medio entre las dos temporadas. Ojala y no sea esta pausa que sirva como caldo de cultivo para inconformidades e injusticias con el pelotero.