RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

LNM LMB6 de Julio de 2018– Parte de lo que es el béisbol mexicano, la Liga Norte de México deviene de lo que alguna vez fuera la Liga Norte de Sonora, de su extinción y posterior anexión al circuito que se llevaba a cabo en Baja California. Integrando con Sinaloa la zona más beisbolera del país, la que mayor número de peloteros produce, no es raro mencionarla como una eventual liga “semillero” que desafortunadamente, hoy parece andar arando fuera de la parcela.

 

“Vicente” es un muchacho sonorense quien decidió firmar con un club de la Liga Mexicana de Beisbol, quien tardó dos años en decidir qué hacer con él luego de tenerlo en la academia de El Carmen, Nuevo León. La decisión final fue enviarlo a un equipo de la LNM para foguearlo y las cosas no están siendo como el novel jugador podría desear.

Por lo pronto, no le están cumpliendo con el pago, los atrasos son más que frecuentes. Las condiciones de hospedaje son para espantar luego de que “Vicente” comparte un mismo cuarto hasta con otros 10 compañeros y peor aún, el muchacho denuncia que el consumo de todo tipo de drogas es alarmante.

Bajo la regla no escrita de “no digas nada”, ni quien le mueva a dicha situación, bajo el muy conocido riesgo para el pelotero (el joven) de “si hablas, ya no juegas”.

¿Quién está al tanto de la LNM, quién la cuida y la vigila?

HECHOS- Nos dirán que a lo mejor, esa es la realidad de uno o dos clubes en particular, que no es de toda la liga. Aún así, no deja de ser preocupante.

La LNM decidió “afiliarse” a la LMB (lo que sea que esto signifique) y tal parece que a esta poco le importa dicha “sociedad”, metida muy en sus asuntos de “innovaciones” y de tratar de convencer que los cambios son para mejorar.

En la suposición, la LNM debería ser el circuito en donde la LMB foguea a sus prospectos más interesantes, es decir, a los peloteros que supuestamente están llamados a ser los futuros estelares de la pelota veraniega. Antes, a los mejores los vendían rápido a USA. Hoy, veto de por medio, los tienen que “cocer” a fuego lento en la Norte de México.

¿Qué ha sido de este proceso en los últimos años?

Que cuantitativamente, lo más que ha llegado a la LMB han sido peloteros extranjeros, muy escaso el número de peloteros nativos y muchos más los mexico-americanos. Decisiones propias del viejo circuito así lo han propiciado.

Por exportar a mansalva se olvidaron del autoabastecimiento, de la producción y pulido de talento que integra el relevo generacional y por eso, se advierte abandono en la tarea por cuidar y preservar lo que deberían ser sus más altos intereses que en este caso son, los peloteros jóvenes.

Ojala y que como respuesta no digan que esperan a que llegue el “electo” para que los ayude a resolver el problema.

HATERS- Les tendrá que doler a quienes les deba doler pero ahora que inició el período de firmas internacionales para clubes ligamayoristas, y ante los supuestos “intentos” por llegar a un acuerdo entre MLB y la LMB para sentar las bases del juego en materia de exportación de peloteros mexicanos, la única firma de un nativo hasta ahorita es la del pitcher derecho Mario Pérez a los Cerveceros de Milwaukee.

MA Perez 

 

La venta la hizo la Academia González, quien cumple los requisitos exigidos por Grandes Ligas en la materia, esencialmente el vender peloteros libres quienes reciben al menos el 75 por ciento del valor de la firma.

La noticia no caerá bien entre “haters” y los señores de las fobias pero esa es la realidad y ya es un hecho. La Academia, con instalaciones propias en Tijuana, está haciendo bien su trabajo, bajo los estándares que el mercado la exige y cumpliendo con esas presuntas “barreras no arancelarias” que los gringos tiene instaladas.

Esas mismas que en la LMB no aceptan y que aderezaron además, con maromas y tranzas que ya les costaron el veto.

Amén.