RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

obed23 de Octubre de 2018– No deja uno de coincidir en que con la llegada del mes de Octubre, llega lo mejor del año en materia beisbolera. Al parejo de que surge la postemporada de Grandes Ligas, el platillo de platillos, irrumpe el siempre emocionante béisbol de invierno y su perenne calidad de espectáculo.

En este 2018, la Liga Mexicana de Beisbol se quiso montar en .la ola y programó su serie final que arrancó el martes pasado en Monterrey pero no sin antes “manchar” su entorno al salir otra vez a destiempo con otra noticia para lamentar. El grupo Multimedios, codueño de los Sultanes de Monterrey, también se hará cargo de los Olmecas de Tabasco.

La LMB insiste en seguirse dando balazos en el pie, sigue en la dinámica de no salir de una cuando se mete en otra. De acuerdo, el presunto surgimiento del cuarto “combo” multipropiedad LMB tendrá que ser autorizado por la asambleas y aquí es cuando se piensa acerca de con qué calidad moral puede negarse a aceptar la iniciativa que a otros se les permite.

“Salvaron a los Olmecas”, “se garantiza su permanencia” y así se podrá decir por el estilo. De ser un club subsidiado, mal atendido, pasa a ser equipo alacena de otro, la bodega de atrás, una vil alacena del “hermano mayor”, Sultanes, que así tendrá donde colocar a los peloteros que no tengan cupo n i chance.

Soltar este tipo de notas, tan indecentes como cuestionables, estando en plena serie final. Y Javier Salinas, exautonombrado CEO de LMB, participando en seminarios sobre “integridad en el deporte”. Terrible.

STATUS- De concretarse este movimiento, no faltará que se asegura la “estabilidad” de la liga, que se garantiza la eterna campaña Abril-Noviembre 2019 que se planea y que todo marcha sobre ruedas. Todo gracias al “mal necesario”.

La “estabilidad” se logra dejando la realidad de esta manera: 8 de los 16 clubes en manos de solamente cuatro dueños y de los 8 restantes, tres de ellos (Campeche, Saltillo y Aguascalientes) propiedad de los gobierno de los estados.

De los cinco restantes, las especulaciones sobre permanencia de Tecolotes en Nuevo Laredo y de remate, lo que se habla de que los Tigres se mudarían a la ciudad de México, versión alentada en mucho por nostálgicos trasnochados.

Así entonces, Multimedios absorbiendo un club más a su cuenta y hasta parece que un medio informativo, mismo que por ahora anda en calidad de asociado y con olor a que muy al modo, ya cayó chayote en la caja registradora.

MIENTRAS- Que excepcional manera de iniciar la postemporada de Grandes Ligas, cual si fuera aviso de que tendremos unos playoffs muy emocionantes.

Después de los juegos de desempate, que resultaron muy buenos, llegó el juego de “comodín” (este sí) de la L:iga Nacional que los Rockies de Colorado le ganaron a los Cachorros de Chicago en 13 dramáticas entradas dejando para hoy el Atléticos de Oakland contra Yankees de Nueva York que acaparaba miradas.

Ya para mañana tendremos las series a ganar tres de cinco entre Cerveceros y Rockies y la de Bravos-Dodgers. Y el viernes, manjar completo, los duelos entre Boston y el comodín de la Americana mientras como para chuparse los dedos, el Indios-Astros que hay que saborear completo.

Cartelera grande.

RIP- Y en paralelo al Octubre beisbolero, el pesar por el fallecimiento de Obed Plascencia, el bien llamado “Gordo de Oro” y representante de las décadas de los años Sesenta y Setenta.

Tipo bonachón, jovial, muy entregado a la profesión, que tal vez no estará entre lo más destacado entre su generación de compañeros beisbolistas pero con el que se identifica la clase de peloteros que se veían en esa época: entregados, queriendo jugar todos los días y acumuladores de anécdotas aptas para solo para adultos.

Ganador alguna vez del premio mayor de la Lotería Nacional, incursionó alguna vez como manager en la LMP, siempre mostrando un físico que hoy lejos quedaría de considerarse de un atleta.

Buenos recuerdos de él, así sea que este béisbol mexicano tan mezquino apenas lo cite como mera referencia onomástica. Merece más el recuerdo del ”Gordo”. Descanse en paz.